Un término tan usado en el mundo de los negocios es el concepto de liderar.

Se invierten millones de dólares en diferentes industrias para mejorar esta "habilidad" laboral.

En conferencias, cursos y diplomados, es tema principal por considerarse vital para definir el éxito o fracaso de una empresa.

El mundo, al parecer, necesita formar urgentemente líderes.

Pero... ¿por qué? ¿por qué las personas necesitan aprender de liderazgo?

¿Será que llegamos a un punto donde hemos perdido esa sensación de seguridad de crear los líderes naturalmente?

Peor aún, ¿ya no encontramos modelos a seguir, cerca de nosotros, que nos permitan querer ser como ellos?.

A lo largo de la experiencia, les puedo garantizar que el liderazgo es más una decisión, una actitud, que una técnica, un diploma o un rango para alcanzar mejores salarios.

Hoy escogí este tema porque deseo realmente generar una chispa de reflexión.

¿Realmente hay que estudiar para ser líderes?

¿Todos queremos y debemos serlo?

¿Es el único camino para escalar en el ámbito de emprendedores y empresarios?

Veamos.

¿Por qué el mundo necesita líderes?

  We are what we choose to be.

   Peter V. Brett.

Saber liderar es un comportamiento natural del ser humano.

Se aprende viéndolo en la gente, dentro de nuestros ambientes cotidianos.

Simon Sinek - woccu.org

Simon Sinek, uno de mis investigadores favoritos en el tema de liderazgo social, ha razonado el concepto tantas veces que hemos encontrado las raices lógicas dentro de los tiempos ancestrales.

Una persona líder era considerado el más fuerte, rápido y hábil del grupo.

Por consiguiente, los demás integrantes estaban de acuerdo en que él podía tener acceso al mejor alimento ó lugar para habitar.

Sonaba bastante bien ser el líder.

Tienes acceso a más derechos, un grado de poder, un reconocimiento superior y dentro del medio, todo mundo sabe que tienes un mayor peso de decisión sobre los demás.

Ahora bien, cabe destacar que esto tiene un gran precio.

Las personas consideradas líderes debían siempre responder, incluso con su propia vida, al peligro, amenaza ó situación de riesgo donde se involucrara la salud física ó mental de uno o varios miembros.

Debían responsabilizarse y organizar una respuesta efectiva ante todo lo que afectara la supervivencia del grupo.

Se dedicaban a gestionar, dirigir y crear ambientes donde todos se sintieran seguros y avanzaran como grupo.

Todos confiando entre todos.

Esa es la base del liderazgo.

La sociedad es, hasta hoy, construida y basada en confianza.

Mientras más confianza en el grupo existía, era más fácil enfocarse en diferentes tareas, dividirse en grupos y cumplir objetivos para mejorar la calidad de vida de todos.

El grupo no es tonto, ni otorgaba el honor de guiar a ciertos "elegidos" sólo porque sí.

Se sabía que había personas que eran más capaces para dirigirlos, mantenerlos unidos y vivos.

Daban la seguridad y comodidad de que todo estaría bien.

Con esto, se formaban comunidades ó círculos de confianza.

La seguridad interna de los círculos daba la suficiente tranquilidad mental para enfrentarse a todos los peligros externos, no internos.

Todos dormían tranquilos sabiendo que el caos estaba afuera, no adentro.

Y los que ampliaban ó reducían los círculos, eran los líderes.

Esto ha sido una ley social vigente en toda la trascendencia humana que nos permitió alcanzar, en diferentes medidas, nuestra evolución y desarrollo.

Hoy, el concepto se ha perdido, en cierta medida.

Los "líderes" de hoy

Los líderes se burocratizaron, los llamamos "jefes", "famosos", "los mandamás".

Estos términos deberían ser sinónimos de líder, pero en más de la mitad de los casos, se polarizan.

Muchas personas en cargos altos consideran que las utilidades y los recursos son más importantes que la misma gente que trabaja con ellos.

Y se emplean más en formar un ambiente de trabajo ególatra, peligroso internamente y con poca confianza en los miembros, que resulta devastador a mediano y largo plazo.

Cuando las personas tienen miedo en su empresa, es muy complicado que la innovación surja, las propuestas salgan, el compañerismo emerja y los resultados destaquen.

A nivel mercado, ya existen suficientes peligros.

Todavía tener que enfrentar la inseguridad interna de una empresa lo vuelve, incluso para nuestra salud, totalmente inviable.

Nuestra misión es colocar en puestos de autoridad a personas capaces de formar ambientes donde la confianza exista.

Y si estamos en esos puestos, considerar qué ambientes hemos formado.

¿Defiendes y das la cara por tu equipo en situaciones complicadas?

Al trabajar y tener la gran oportunidad de dirigir equipos, he podido formar opiniones que coinciden muchos autores.

La colaboración y comunicación es de los factores más importantes en una empresa.

Cuando en los ambientes laborales hay una gran cooperación y colaboración de ideas, la mejora en los resultados empresariales aparece.

Todos forman parte del mismo círculo, de la misma comunidad, bajo el mismo logotipo.

Y nosotros somos lo que nuestros ambientes nos dictan.

Por ello, intenten por todos los medios influirlos positivamente.

Esto es lo que las empresas necesitan.

Equipos unidos con líderes en diferentes áreas que puedan apoyarse mutuamente, sin miedo a fallar. Y si llega a ocurrir, el apoyo colectivo para encontrar y resolver el problema oportunamente.

Decide liderar, el mundo te necesita

Alberto Bustillos @magiobus

No necesitas estar en el puesto más alto de una empresa para dirigir. Comienza hoy.

Sé una persona que pone siempre alternativas y opciones para mejorar los ambientes.

Si algo podemos aprender de todo esto es que el liderazgo no es un puesto que se gana con los años, ni con la edad, ni siquiera con dinero.

Es una opción. Una decisión.

Cuando exista un grupo y una razón de estar juntos, siempre habrá una persona que quiera tomar el mando. Si son ustedes, asegurense siempre de ver por las personas.

Nunca pongan primero al dinero y luego a la gente. Esta es una regla de oro en negocios, vida, amigos, etc.

Siempre habrá formas, estrategias y alternativas para enfrentar cualquier situación financiera, mercadológica, de producto, etc. Pero apóyense en su grupo, en su comunidad, en las personas que confían en ustedes y ustedes en ellas.

Casos extremadamente raros han podido llegar lejos trabajando individualmente.

El ser humano necesita de las demás personas para subsistir.

El anteponer el dinero sobre los equipos hace que nos enfoquemos erróneamente.

El dinero es una herramienta, un flujo, mas no el objetivo final.

Esto no quiere decir que nos olvidemos de nosotros mismos, ni que odiemos el dinero, claro que no. Hay que abrazarnos diario. Pero consideren siempre que los mejores resultados vienen de los liderazgos efectivos.

El dinero es una herramienta para fluir una organización y satisfacer necesidades, resolver problemas, ayudar personas, creando productos ó servicios épicos.

Las personas deben ser capaces de decidir, elegir y ver por la organización, no sólo seguir órdenes.

Trabajen con personas que vean por ustedes y ustedes por ellas, que sean entregadas en sus profesiones y les aseguro, que tendrán una mejor tracción, lealtad y crecimiento en sus organizaciones.

¿Que es complicado? ¿Que suena a mucho trabajo?

No dije que era fácil. Pero en la actitud, está la diferencia entre crecer ó caer.

Esta es la simple base del liderazgo. Ver y dar la cara por las personas.

¿Líderes extintos? Si terminaste de leer, entonces mínimo, ya somos 2 y seremos más.

Recomendaciones

Les comparto el increíble video sobre Simon Sinek y su charla sobre liderazgo social.

Bienvenidos sus comentarios, dudas, sugerencias.

Que tengan excelente semana.